Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar labores analíticas y mostrarle publicidad relacionada con sus hábitos de navegación. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.
Magnetoterapia contra el lumbago, lumbalgia o dolor lumbar

Magnetoterapia contra el lumbago, lumbalgia o dolor lumbar

El dolor lumbar o lumbalgia es comúnmente llamado dolor de espalda o lumbago.

Indica un dolor que afecta los huesos y los músculos de la espalda, más precisamente los de la zona lumbar.

Hay dos tipos de dolor de espalda:

  • DOLOR LUMBAR AGUDO

El dolor lumbar agudo se debe a un movimiento brusco, tensión o lesión muscular. Tiene una duración máxima de 4 semanas.

  • DOLOR LUMBAR CRÓNICO

Por otro lado, el dolor crónico en la zona baja de la espalda se define cuando la sensación de dolor se prolonga durante al menos 3 meses.

En la entrada de hoy vamos a ver por qué  la aplicación de la magnetoterapia contra el lumbago, lumbalgia o dolor lumbar  es eficaz.

Causas más frecuentes del dolor lumbar

Las causas del dolor lumbar pueden ser muchas y muy diferentes. La mayoría están relacionadas con una postura incorrecta y malos movimientos que causan distensiones, contracciones o esguinces musculares.

Por esta razón, los las personas que trabajan sentadas durante muchas horas delante de un ordenador y los trabajadores de la construcción, por ejemplo, que suelen levantar mucho pesos, suelen son perfiles de riesgo.

Otras causas pueden estar vinculadas a una mala forma física. Este es el caso de las personas con sobrepeso y las que llevan un estilo de vida sedentario. El estrés y el tabaquismo también se consideran factores de riesgo para el dolor lumbar.

En las mujeres es bastante normal sufrir dolor de espalda durante el embarazo. Las principales causas del dolor lumbar son:

  • Aumento de peso, particularmente en los meses anteriores al nacimiento.
  • La llegada del ciclo menstrual y el síndrome premenstrual.
  • La osteoporosis, que es una enfermedad caracterizada por una reducción en la densidad ósea.
  • Endometriosis, es decir, el crecimiento de un tejido similar al revestimiento del útero donde no debe crecer.
  • La presencia de quistes ováricos, que causan dolor en la espalda y los muslos.
  • Enfermedad inflamatoria pélvica.
  • Los fibromas uterinos, que se hinchan desde la parte posterior del útero y ejercen presión sobre los nervios espinales.
  • Trombosis de la vena ovárica.
  • Neoplasias malignas del aparato reproductor.

Finalmente, otra causa del dolor de espalda bastante común es la ciática, que es la inflamación del nervio ciático.

Los síntomas más recurrentes del dolor lumbar

Llegados a este punto, es necesario aclarar que no es del todo correcto hablar sobre los síntomas del dolor lumbar, ya que el lumbago en sí es un síntoma y no una patología.

La mayoría de las personas identifican el lumbago como un dolor de espalda en general general. Pero lo cierto es que es el que se produce en la zona baja de la espalda, en la zona lumbar, de ahí su nombre.

También sucede que las personas que sufren de dolor de espalda confunden el dolor de espalda con el dolor de riñón. Este último, sin embargo, se manifiesta con dolor en las caderas o en el área lumbar, que llega hasta la parte inferior del abdomen.

Por tanto, es importante distinguir la ubicación del dolor. No es lo mismo si el síntoma se localiza en el área dorsal de la espalda o en el área lumbar.

De hecho, el dolor de espalda afecta el área entre la columna vertebral y los omóplatos, pero no la parte inferior de la espalda.

Cuál es el diagnóstico del dolor lumbar

Hacer un diagnóstico de dolor lumbar puede ser muy complicado.

Lo normal es que cuando aparece el dolor, se contacte con el médico de atención primaria y sea el quien derive a un especialista.  Esto se debe a que conocer el historial médico del paciente es muy importante.

Primero, el médico localiza el dolor y evalúa sus características. Posteriormente, puede determinar si se debe a patologías relacionadas con otros órganos o episodios previos de diabetes, cálculos renales o soplo cardíaco.

El médico también se encarga de realizar pequeñas pruebas físicas para evaluar o descartar la necesidad de cirugía.

En el caso de posibles infecciones, inflamación, tumores, enfermedades pélvicas o abdominales y fracturas, el médico prescribe la realización de un examen de rayos X. Sin embargo, no se dice que si surge algo, es la causa del dolor lumbar. Por esta razón, siempre es esencial considerar la historia clínica del paciente.

Una vez que se ha identificado la causa del dolor de espalda, el médico puede referir al paciente a un especialista.

Normalmente, estos pueden ser un fisioterapeuta, un ortopedista o un neurólogo. Pero también un cirujano, en caso de que necesite evaluar la necesidad de una intervención. Además, no debe olvidarse que el dolor de espalda puede estar relacionado con un problema dental (por ejemplo, en el caso de una maloclusión dental).

Tratamiento para el dolor lumbar: magnetoterapia

Los remedios que deben tomarse en consideración son muchos y dependen del tipo de dolor lumbar.

Todos los tratamientos terapéuticos tienen como objetivo aliviar los síntomas en el paciente o prevenir posibles interferencias con el proceso de curación. Los más habituales son: 

  • Uso de antiinflamatorios no esteroideos (como ibuprofeno)
  • Aplicar frío o calor en la zona por su efecto analgésico.
  • Sesiones de fisioterapia y/o ejercicios para el dolor de espalda.
  • Sesiones de magnetoterapia (terapias basadas en la aplicación de campos magnéticos)

El uso de dispositivos de campos electromagnéticos pulsados es muy útil para reducir el dolor y la inflamación.

Además, la magnetoterapia también es muy adecuada para el mantenimiento o la terapia preventiva cuando comienzan a aparecer los primeros síntomas dolorosos.

Contrariamente a lo que uno podría pensar, durante el período de recuperación es necesario esforzarse para regresar rápidamente al trabajo y a tu día a día para volver a una vida normal. Incluso el reposo en cama debe reducirse y, en cambio, debemos acostumbrarnos y educar al cuerpo para que adopte una postura correcta durante el día.

Seguramente muchas personas que conoces sufren de dolor lumbar, así que… ¿por qué no compartes este artículo con ellos?

Comparte este post

¿Quieres saber más sobre Magnetoterapia?

Aparatos de Magnetoterapia recomendados